Páginas vistas

jueves, 31 de julio de 2014

Buscando un camino de retorno (2)

Situación actual de la relación varón-mujer, especialmente en la adolescencia, con algunas propuestas educativas.



Por Fernando Hurtado


SUPUESTAS MUTACIONES ANTROPOLÓGICAS

            Al hablar de mutación no quiero ni siquiera recordar a la evolución darwiniana, con el determinismo que comporta. Aunque cada persona es distinta y libre, comparte la misma naturaleza. Las tendencias fundamentales del hombre son esencialmente semejantes: el varón y la mujer sienten entre ellos atracción física y afectiva; también tienen inclinación al enamoramiento; uno de otra; una de otro. También son semejantes los sentimientos hacia los hijos, ante la fidelidad, la vida o la muerte.

            Llamo mutación de una conducta habitual tendencial a un fenómeno no natural (no procedente de la naturaleza) que, por tanto, en un primer momento ha de ser inducido contra naturaleza o sin contar con ella, presentándose como defecto o carencia.

La mutación es forzadora de nuevos comportamientos, que hasta ese momento no eran admitidos o asimilables a la primera; es generadora de conductas extrañas e incómodas para quien la padece y para quienes le rodean, que sólo pueden sobrevivir y aceptarse  por un cierto acostumbramiento, después de experimentadas numerosas veces. Ese nuevo hábito, generador de acciones, ni procede de la naturaleza humana ni puede mutar a la misma naturaleza, aunque sí podría alterar la personalidad individual. Incluso podría generalizarse, porque si el número de personas que tienen  un comportamiento defectuoso es elevado, el número presenta los comportamientos y actitudes con  una cierta “naturalidad”, con una aparente “veracidad”.

            De este modo, se pueden inducir cambios en la personalidad humana y en la sociedad, presentando una actuación como buena y natural y, por tanto, aceptable por muchos…

Mediante imágenes, vía cine o televisión, se puede presentar con naturalidad una conducta no natural. Aunque no sea verdadera, puede tomar la apariencia de verdad, y por tanto de cierta bondad. Por ejemplo, la normalidad de relaciones sexuales entre chicos y chicas a partir de los 14 años, si apareciera en las pantallas con mucha frecuencia y justificándose. O que se tome mucho alcohol, hasta la ebriedad, los viernes por la noche, en la movida de ciudades y pueblos.

Para poder inducir semejantes cambios de conducta y de emociones, se ha de poseer una profunda claridad ideológica, saber adonde se va, y tener un gran poderío propagandístico, es decir de medios de comunicación (sobre todo la televisión  y el cine) ; inmenso poderío económico e ideológico. En este momento, sólo algunos grupos económicos –por supuesto los estados- disponen de fuerza capaz de sacar adelante comportamientos generalizados.

            Pretendo llamar la atención sobre la necesidad de agentes poderosos para inducir “mutaciones” en la conducta de la persona humana, sobre todo si ya no es a nivel nacional, sino a nivel planetario.

En estos momentos de la historia no podemos pecar de ingenuos. Por ejemplo, todos sentimos respeto hacia las personas con tendencia homosexual, pero muy pocos hubieran creído hace 20 años que fuera “natural” que esas tendencias generaran uniones equiparables al matrimonio. Que la identidad sexual se eligiera. Mucho menos que se llegara a aprobar en diversos Parlamentos, el llamado matrimonio “homosexual”.

Tendremos que esperar al transcurso de la historia para conocer bien cada paso de esos movimientos que se han presentado tan cargados de “naturalidad”.

            Aunque lo presento sólo como una hipótesis, pienso en poderes e ideologías muy fuertes en lo económico y político. Y no veo clara una ideología interesada en directo en el favorecimiento de la homosexualidad, porque hay promoción: donna –decía un cartel en una manifestación en Italia- non si nasce, si diventa (mujer no se nace,  se consigue, se alcanza, se elige: la determinación orgánica aparece como no significativa). Tampoco, en la promoción de un cierto enfrentamiento entre sexos, con el feminismo radical. No, no; me parece que todo esto va en dirección a quitar protagonismo a la unión natural del hombre y de la mujer, que lleva al único matrimonio, y a la única familia.

Es evidente que es una ideología con mucho dinero porque está moviendo la cultura, el arte, los medios de comunicación, la industria; llega a todos los rincones de la tierra, y sin levantar sospechas hacia nadie concreto. Y lo que está en mente es un proyecto de hombre y de humanidad distintos, que ya se está implantando.

            Por ejemplo, desde hace unos cuarenta años, aprovechando la justa batalla que se está batiendo por la igualdad de la mujer, entraron para moldear otro tipo de mujer, otra mujer. Eso no es lo mismo.

Lo desarrollaré de manera más extensa en las páginas que siguen, pero ya afirmo que no es natural, ni posible –y aquí se les han visto los paños menores- que la libertad, que tanto sabe de la diversidad, marche o quieran hacerla marchar sobre unos raíles tan concretos en lo accidental y en lo esencial.

¿Cómo conseguir sin poder ni manipulación que las chicas del mundo entero –salvo las de los países subdesarrollados, pobres o musulmanes- vistan del mismo modo? Como el estilo común se marca a nivel mundial por los mass-media, no cabe más conclusión que ésta: ciertos grupos disponen de estos medios a escala global. Tanta concordancia llena de sospecha. Y no creo en el “milagro” de que no hay nadie detrás.

            Los biólogos sabemos que un cambio fisiológico es imposible que se transmita (a eso llamamos mutación), a no ser que proceda o derive de una alteración cromosómica. Esta alteración sí que podría transmitirse por generación. Lo normal es que un cambio fisiológico no responda a un cambio cromosómico y sea corregido por el mismo cromosoma, precisamente al no encontrarse dirigido por él. Para saber si se da una mutación ha de permanecer el cambio y transmitirse por generación.

            En este sentido, el mundo de lo humano, del pensamiento, de los sentimientos, modos de actuación, tendencias, etc., resultaría a primera vista más moldeable… Pero sucede lo contrario. La naturaleza humana sólo admite cambios (y es bueno que sea así) en lo accidental. Si, aparentemente, se produce un cambio estructural, en realidad se ha debido a una imposición temporal. Y la naturaleza, el ser humano, se liberará antes o después de ese encorsetamiento a su libertad.

Deseemos que la caída de lo falso o degradado no ocurra con violencia, como en otros momentos de la historia, sino del mismo modo que el aparentemente irremovible “telón de acero”, cuando cientos de millones de seres humanos se liberaron del dirigismo político y moral.

            También hemos de esperar, y procurar, que se haga lo suficientemente pronto, para que no se generalice el pensamiento de que, al cambiar leyes esenciales de modo tan rápido por los parlamentos, se pueda inferir que no exista ninguna con carácter absoluto, y que por tanto estén de más las leyes como los estados que las promulgan. Así se genera el antisistema.

La naturaleza humana rehúye de las imposiciones a medio y a largo plazo, y no acepta las leyes si les falta coherencia intrínseca e interna, o que se apoyan exclusivamente en el poder y voluntad del legislador. Esta pérdida de valoración cívica desencadenaría el caos.

            Espero y deseo que este rodeo que he dado hasta aquí, nos introduzca más fácilmente en el tema de este trabajo, que es sobre la sexualidad humana, sobre la relación varón y mujer a día de hoy.

En mi próxima entrega, comenzaré a analizar la sexualidad como el componente más determinante de la personalidad, hasta el punto  de provocar la diferencia esencial, en personalidad femenina y personalidad masculina.


Ya sé que hoy nos hemos metido por terrenos de más densidad antropológica; espero que se asimilen bien.

martes, 29 de julio de 2014

Buscando un camino de retorno (1)


Situación actual de la relación varón-mujer, especialmente en la adolescencia, con algunas propuestas educativas.

Caterina, a la izquierda


Por Fernando Hurtado

Hace ya tiempo, tuve ocasión de ver la película italiana Caterina va in città. Una chica de 15 años se traslada a vivir desde un pueblo del Adriático a Roma. En su diario va recogiendo el impacto que le produce el nuevo ambiente en que se desarrolla desde entonces su vida. El film presenta un perfil psicológico y sociológico de los adolescentes italianos, un retrato sencillo y profundo de la sociedad: costumbres y relaciones entre chicos y chicas y con sus padres, estilos de vida de los padres, situaciones humanas en las diversas familias, ideales de unos y de otros.

La protagonista es una chica normal, no especialmente guapa ni inteligente. Destaca, sí, por ser natural, espontánea y reflexiva. Los compañeros de Liceo en Roma pertenecen a la clase más alta, y ella “es la que menos sabe de la vida”, y la más ingenua. Precisamente por esas “cualidades tan llamativas”, las demás chicas buscan su amistad.

Aunque los chicos aparecen constantemente en la película, no juegan papel alguno. No tanto porque el film se centre en personajes femeninos, sino porque, a igualdad de edades, representan como un grupo inferior aparte.

Es de destacar que, salvo Caterina, la actuación y decisión de las chicas es “casi masculina”. Sus expresiones vocales son muy fuertes. Sus sentimientos específicamente femeninos son pobres; el trato entre ellas es duro y hasta cruel.

Se advierte en rostros y formas, que, a pesar de su adolescencia, casi todas han pasado por clínicas de cirugía estética.

La afectividad específica entre chico y chica no aparece en ningún momento. Apenas se tratan, aunque se buscan ocasionalmente para mantener una relación física, que no crea entre ellos lazo alguno. Curiosamente se da trato afectivo entre las chicas. Dos son lesbianas.

Después de esta descripción, llamémosla fenomenológica, perfilo algunas reflexiones complementarias:
-A esa edad, el rol del varón (no sabemos cuál será su desarrollo posterior en esta generación) es muy inferior al de la mujer; y su personalidad más pobre.

-La mujer se presenta autosuficiente en todos los ámbitos del vivir cotidiano y en su afectividad.

-En las relaciones de tipo sexual, la iniciativa y la sensualidad parecen predominar en la mujer.

-Puede parecer imposible (salvo con la “extraña” Caterina) que entre mujer y varón se de alguna clase de afecto, o algo distinto que un “rato de sexo”.

-Son personas con experiencias fuertes de desengaño respecto a sus padres, casi todos divorciados y conviviendo con otras personas. Se percibe como un fondo de soledad profunda de la que quieren como escaparse alocadamente. No se advierte felicidad. Lo superficial de la existencia se trata de compensar con un cúmulo de sensaciones fuertes.

Resumiendo, es como si la vida hubiera tomado de manera inconsciente un rumbo sin paradero, en desacuerdo con la misma naturaleza. No existen proyectos vitales; son todos accidentales, a corto plazo, y, en el fondo, no satisfacen ni atraen suficientemente.

El mundo diverso que se ha configurado actualmente lo veo plasmado en las amigas de Caterina. Pero van en busca –por necesidad y por atractivo- del mundo y de la personalidad que presenta Caterina. La ternura, la ingenuidad, y el conjunto de ideales, penas y amores reales que presenta Caterina, casi una niña, da un toque luminoso a cuantos la conocen.


La verdadera persona humana es indicación para las demás.


sábado, 26 de julio de 2014

DESPEDIDA DEL PRESIDENTE DE LA COCA COLA


El discurso más corto...por Bryan Dyson, ex Presidente de Coca Cola… Lo dijo al dejar el cargo de Presidente de Coca Cola.

 "Imagina la vida como un juego en el que estás malabareando cinco pelotas en el aire”. Estas son: - Tu Trabajo, - Tu Familia, - Tu Salud, - Tus Amigos y - Tu Vida Espiritual. Y tú las mantienes todas éstas en el aire.  Pronto te darás cuenta que el Trabajo es como una pelota de goma. Si la dejas caer, rebotará y regresará. Pero las otras cuatro pelotas: Familia, Salud, Amigos y Espíritu son frágiles, como de cristal. Si dejas caer una de estas, irrevocablemente saldrá astillada, marcada, mellada, dañada e incluso rota. Nunca volverá a ser lo mismo. Debes entender esto: apreciar y esforzarte por conseguir y cuidar lo más valioso. Trabaja eficientemente en el horario regular de oficina y deja el trabajo a tiempo. Dale el tiempo requerido a tu familia y a tus amigos. Haz ejercicio, come y descansa adecuadamente. Y sobre todo...crece en vida interior, en lo espiritual, que es lo más trascendental, porque es eterno. Shakespeare decía: Siempre me siento feliz, ¿sabes por qué? Porque no espero nada de nadie.   Esperar siempre duele. Los problemas no son eternos, siempre tienen solución. Lo único que no se resuelve es la muerte. 

La vida es corta, ¡por eso, ámala.! Vive intensamente y recuerda: 
Antes de hablar... ¡Escucha ! Antes de escribir... ¡ Piensa! Antes de criticar... ¡ Examínate ! Antes de herir... ¡ Siente ! Antes de orar... ¡ Perdona ! Antes de gastar... ¡ Gana ! Antes de rendirte... ¡ Intenta ! 
ANTES DE MORIR... ¡¡ VIVE !!

Examen de Religión y Antropología para 1º Curso de ESO (12 años)


TEMA:  El caso de Emerenciano
(Escribir un máximo de15 renglones; es decir, la explicación teórica a este proceso. Para el examen completo basta un folio por las dos caras)
            Emerenciano tiene ahora 15 años. De padres cristianos, recibió una esmerada formación religiosa desde que tenía corta edad. Según su capacidad de entender, le enseñaron la doctrina cristiana, razonándole en cada caso. Al mismo tiempo, con ejemplos concretos le explicaban su comportamiento moral en cada momento. Ellos fueron los que le enseñaron con claridad y sencillez las normas morales de actuación. Al mismo tiempo, desde muy pequeño hablaba periódicamente con un sacerdote. La mayor parte de las dudas que se le podían plantear en su comportamiento las consultaba con sus padres, con los que tenía gran confianza. Para otros temas, o bien  le remitían al sacerdote o bien él tomaba la iniciativa.
            Su formación humana y espiritual, hecha vida, se puede decir que era exquisita. Iba, además, a un colegio en el que se impartía una formación tanto doctrinal como moral esmerada. Asistía a Misa con frecuencia, rezaba el rosario algunas veces a la semana, y cada noche examinaba su conciencia.. Era buen estudiante y muy  inteligente.
            Así se encontraba hasta el último verano. En el ambiente en que se mueve, como todo el mundo, tiene tentaciones de diversa índole que procura vencer. Aunque algunas veces ha ofendido gravemente a Dios,  siempre le ha pedido perdón y vuelve con renovado afán a esforzarse en ser un buen cristiano. Ese verano, nada más comenzar, por debilidad, cometió un pecado grave contra la castidad, y no se confesó enseguida, como otras veces, sino que por unas cosas u otras, incluidas la pereza y desgana, lo fue dejando. Por supuesto no se acercaba a comulgar. Conforme pasaba el tiempo advertía con más claridad cada vez que la acción pecaminosa que había realizado la cometían muchas otras personas, sin ningún remordimiento de conciencia. Emerenciano, en su interior se hacía muchas preguntas. Volvió a cometer el mismo pecado. Tampoco se confesó. Pasaron unas semanas y volvió a cometerlo. La conciencia ya no le inquietaba tanto, cosa que en cierto modo le tranquilizaba.
            Durante todo el verano estuvo así. Empezó a notar un cierto despego de Dios. ¿Qué sentido tenía hacer  examen de conciencia? 
            En un momento concreto se planteó que la formación que había recibido era muy rigorista, como antes había escuchado decir a otros, que la acción que había realizado no tenía por qué ser pecado grave, según se considerara. Pasado un poco más de tiempo, ya estaba convencido de que aquello no era pecado, y que, efectivamente, que había recibido una formación exagerada. 
Al regresar del veraneo, no quiso saber nada más con el sacerdote con el que hablaba; también  dejó de hablar con sus padres de temas más personales. Buscó un nuevo grupo de amigos con otras ideas. Cuando tuvo confianza con alguno, le manifestó cómo había sido su vida hasta entonces, y le confirmaron en que hoy día algunos en la Iglesiamantienen unas teorías morales y religiosas totalmente superadas.
            Ahora mismo Emerenciano comete ese pecado (para él, dice, no es pecado) y otros habitualmente (más fuertes, que tampoco son pecado), no siente ningún remordimiento de conciencia.  Va a Misa algunos domingos, y se siente liberado. Siempre que tiene ocasión comunica a otras personas lo bien que se encuentra actualmente.

Para ver:
a). ¿Qué  ha pasado en su conciencia, y en qué momento comenzó el proceso?,
b). ¿Cómo explicar su comportamiento actual?

Preguntas breves
1. Enuncia los componentes de la sexualidad.
2. ¿Qué sucede a la afectividad del varón si valora de una manera casi exclusiva el cuerpo de la mujer?
3. ¿Qué sucede a la afectividad de la mujer si transforma en algo biológico la tendencia a la maternidad que siente (y la maternidad misma)?
4. ¿Qué podrían pensar los hijos si intuyeran que han nacido por casualidad –y corriendo serios riesgos para su vida-  y no fruto del amor de sus padres?
5. ¿Podrías darme algún argumento a favor de que el aborto sea un “derecho de la mujer”?

Tribunal Europeo: el matrimonio gay no es un derecho humano

NUEVA YORK, 25 de julio (C-FAM) El máximo tribunal europeo de derechos humanos echó por tierra la esperanza de que se impusiera judicialmente el matrimonio entre personas del mismo sexo cuando dijo a un transexual que pasó de hombre a mujer y a su esposa que la unión civil debiera ser lo suficientemente buena para ellos.
La legislación europea de derechos humanos no exige a los países «conceder el acceso al matrimonio a las parejas del mismo sexo», según un fallo del Tribunal Europeo de Derechos Humanos en un caso que pone a prueba los límites remotos de la posibilidad en los hechos y el derecho.
Las partes del juicio y defensores del matrimonio entre personas del mismo sexo reconocen que el resultado era predecible. No obstante, la sentencia tiene un efecto devastador para los derechos gay en Europa y trunca las esperanzas de que el «matrimonio» homosexual pueda hacerse realidad allí. Los hechos del caso son peculiares.
Heli Hämäläinen de Finlandia se sometió a una operación de cambio de sexo en 2009 para mostrarse automáticamente como mujer, pese a haber tenido un hijo con su esposa de más de diez años en 2002. Antes de la operación, intentó sin éxito cambiar su identidad legal, para pasar de hombre a mujer.
Inició una acción judicial ante el tribunal europeo cuando se le dijo que eso no sería posible en tanto y en cuanto siguiera casado, porque Finlandia no permite que personas del mismo sexo contraigan matrimonio. Hämäläinen y su esposa insistieron en que sus creencias religiosas les impiden solicitar el divorcio y que las uniones civiles no les otorgan los mismos beneficios que el matrimonio en el derecho finlandés.
El tribunal europeo fue inequívoco. No solo dijo que el derecho humano europeo no contempla el matrimonio entre personas del mismo sexo, sino que sostuvo que las uniones civiles son suficientemente buenas para las parejas homosexuales.
La corte confirmó que la protección de la institución tradicional del matrimonio es un interés de estado válido (con lo cual ratificó implícitamente la postura de que las relaciones entre personas del mismo sexo no son idénticas al matrimonio entre un hombre y una mujer, y que pueden ser tratadas de manera diferente en el derecho).
La sentencia sostiene que el derecho humano europeo reconoce el «derecho fundamental de un hombre y una mujer a casarse y fundar una familia» y «consagra el concepto tradicional del matrimonio como aquel entre un hombre y una mujer». Explica que no hay un consenso europeo en cuanto a la existencia del matrimonio homosexual, ya que solo 10 de 47 países obligados por el tratado permiten tales denominaciones.
El fallo constituye un revés particularmente fuerte para los derechos gay en Finlandia, donde una comisión parlamentaria rechazó el matrimonio homosexual antes de que pudiera ser sometido a votación el mes pasado, por segunda vez desde 2012. Finlandia es el único país escandinavo que no permite el matrimonio en entre personas del mismo sexo.
En todo el mundo se ha dicho a los activistas homosexuales que el matrimonio entre personas del mismo sexo no es un derecho humano.
La Corte Constitucional Italiana encaró hechos casi idénticos tan solo el mes pasado. Dicho tribunal también sostuvo en ese caso que las uniones civiles serían adecuadas para proteger los intereses de la pareja homosexual.
La Corte Suprema de los Estados Unidos se negó a decir que el matrimonio entre personas del mismo sexo es un derecho conforme a la Constitución estadounidense el año pasado. En un caso sobre una ley que prohibía al gobierno federal de los Estados Unidos reconocer los matrimonios entre homosexuales, la Corte dictaminó que cada estado debe decidir si permite a personas del mismo sexo contraer matrimonio entre ellas.
Traducido al castellano por Luciana María Palazzo

Teología moral para pre-adolescentes (caso real)

Por Fernando Hurtado Para que una acción sea buena ha de reunir tres condiciones: 1)    Que la acción considerada en sí misma sea...